Detrás de las consultas populares en regiones mineras hay intereses políticos

Seis alcaldes de municipios colombianos que están en zona de operación de intensa actividad minera, dijeron en el Congreso Nacional de Minería que quienes están detrás de las consultas populares tienen intereses políticos al tiempo que reclamaron una distribución equitativa de las regalías.

En el panel sobre Minería y Territorio: la visión regional, moderado por el Presidente de la Asociación Colombiana de Minería, Santiago Ángel Urdinola, los alcaldes Jorge Cerchiaro, de Barrancas, Guajira; Humberto Castaño Úsuga, de Buriticá, Antioquia; Yarcely Rangel, de La Jagua de Ibirico, Cesar; Gustavo Tobón, de Segovia, Antioquia; Orlando Rodríguez Ramírez, de Vetas, Santander; y Elin José Bohórquez, de Muzo, Boyacá, les solicitaron al gobierno nacional y a la sociedad en general atender con más eficiencia la problemática social de las regiones con explotación de minerales.

El mandatario de Barrancas (Guajira), Jorge Cerchiaro, aseguró que “las poblaciones no estamos siendo las más beneficiadas con las regalías. La distribución no corresponde a la calidad de municipios productores y entonces en lugar de soluciones lo que tenemos son problemas. Nosotros remamos en la región a favor de la Minería Bien Hecha y el Cerrejón es nuestro socio estratégico”.

Para el alcalde de Buriticá, Antioquia, Humberto Castaño Úsuga, se debe reformar el Sistema Nacional de Regalías porque actualmente estamos en desventaja frente a poblaciones que no tienen minas. Ellos reciben lo mismo pero en nuestros territorios hay personas de muchas regiones y los conflictos sociales son mayores. Soy un convencido que la minería debe ser el eje de desarrollo en Colombia. No podemos perder de vista que hay intereses políticos entre quienes dicen defender el medio ambiente. Nosotros sabemos y lo hemos comprobado: la Minería Bien Hecha es compatible con el medio ambiente. Es necesario comprometerse unidos para buscar estrategias y enseñar a las comunidades, hay que hablar con la gente, conocer sus expectativas y experiencias”.

La alcaldesa de la Jagua de Ibirico (Cesar), Yarcely Rangel, aseguró que los municipios productores necesitan regalías directas. “Se están negando los recursos del orden nacional, falta respaldo del gobierno y eso está desestimulando a las comunidades en lugar de incentivarlas”. La funcionaria reiteró ante el auditorio que en todas las regiones se debe planear cómo será la vida cuando se acaben las reservas minerales y se acabe la explotación. En la Jagua de Ibirico nosotros estamos planeando ya el cierre de las minas pero pedimos no hacer el abandono porque las empresas tienen muchos proyectos e infraestructura que debe ser dejada e manos de las comunidades”.

Insistió que lo mejor es convertir a las empresas mineras en aliadas para un desarrollo integral de las regiones de ahí que destacó las mesas de concertación que ya funcionan en su localidad para planear la transición.

El burgomaestre de Segovia, Antioquia, Gustavo Tobón, consideró que, “sobre las consultas hay una movilización política para aspirar a cargos y la información que está llegado a la población no es concreta. Además, las preguntas están direccionadas. Han satanizado a la minería y muchos colegas alcaldes se esconden, son muy cómodos porque evaden el tema por miedo a perder el manejo político. Es clave que las comunidades entiendan que es la Minería Bien Hecha. Lo que necesitamos los pueblos con vocación minera es que los legisladores conozcan la problemática de cada municipio”.

Orlando Rodríguez Ramírez, alcalde de Vetas (Santander), en el centro del Páramo de Santurbán, dijo que él y su población defienden la minería. “Aquí en esta región completamos 463 años de minería y el páramo está protegido. Cuidamos como los que más las nueve mil hectáreas de ese paraíso y se hace explotación en solo 600  hectáreas. Sin embargo, hace cinco años, desde los escritorios en las grandes ciudades, les dio por  quitarnos el sustento. Aquí llegan 200 millones de pesos por regalías y eso no es presupuesto que alcance para las necesidades”.

“Con la minería hemos evitado que se extienda la ganadería y la agricultura y le vamos a demostrar al país que la Minería Bien Hecha sí es posible y que no nos dé miedo. Aquí estamos adelantados: hace doce años eliminamos el mercurio y hemos disminuido el uso del cianuro. Yo pido que me dejen hacer minería y manejar mi territorio”, enfatizó el alcalde de Vetas, Santander.

Propuso el mandatario que los municipios en donde han rechazado la minería no se giren regalías.

Elin José Bohórquez, mandatario de Muzo, Boyacá, denunció que ciertas entidades ambientales se están tomando atribuciones que no les corresponden. “Se publican dizque consultorías producidas en solo unos meses y se convierten en talanqueras al desarrollo minero. Una necesidad muy sentida del sector es que se debe fortalecer la articulación entre todos los sectores. Realmente no se hace nada desde las entidades ambientales y no nos escuchan. En el Congreso de la República se legisla sin conocer la verdadera problemática. Yo pido que los políticos viajen a las zonas mineras y no solo en la época de elecciones, es perentorio conocer la realidad de esas comunidades.”. El beneficio social es evidente

El alcalde de Segovia, Antioquia, Gustavo Tobón, precisó que los proyectos mineros necesitan dos licencias una ambiental y otra social. Para obtener esta última, es necesario la unión de esfuerzos entre el Estado, las empresas y la comunidad. “Tenemos un modelo que ha dado buen resultado, que es proponer y hacer proyectos que estén dentro del Plan de Desarrollo, hablamos con la empresa minera sobre las actividades que vamos a adelantar y ellos hacen parte de las actividades y de los ítems”.

De otra parte, Elin José Bohórquez, mandatario de Muzo, Boyacá, indicó que debe establecerse un enfoque diferencial para atender las necesidades sociales de las familias que llegan a los territorios productores buscando nuevas posibilidades económicas, “es brindarles unas garantías y proveer lo que significa la atención básica inmediata”.

En el caso de la Jagua de Ibirico, Cesar, se viene trabajando en ser aliados del sector a través de mesas de concertación, en las que “pone recursos el municipio, el sector minero, el departamento y se ha logrado hacer una bolsa y organizar de qué manera se va a desarrollar el territorio”. Mientras que Humberto Castaño, primera autoridad de Buriticá, Antioquia, manifestó que “la actividad minera se debe direccionar para que sea bien hecha  y tenga aceptación en las regiones”.